Disfrutar de las fiestas de fin de año en época de pandemia

Estas fechas serán muy diferentes a lo que estamos acostumbrados a causa de la pandemia que atravesamos. Muchos estarán separados de sus seres queridos y eso puede generar incertidumbre o desánimo. Resulta muy importante anticiparles a los niños que esta será una Navidad y un Año Nuevo diferente.

Estas fechas serán muy diferentes a lo que estamos acostumbrados a causa de la pandemia que atravesamos. Muchos estarán separados de sus seres queridos y eso puede generar incertidumbre o desánimo. Resulta muy importante anticiparles a los niños que esta será una Navidad y un Año Nuevo diferente. Como familia vamos a tener que gestionar estas fiestas como lo hicimos con la cuarentena, las clases virtuales,  las salidas, las vacaciones y tantas otras cosas que el virus alteró. Esto no tiene por qué ocasionar un problema psicológico. Si sus adultos de referencia están bien y no muestran excesiva preocupación ni sentimientos descontrolados frente a la situación, ellos también estarán bien. Lo más importante es que se sientan seguros y eso es algo que depende de lo que compartimos en el día a día. 

 

ALGUNOS CONSEJOS

Hablar con nuestros hijos sobre el tema

Muchas veces  subestimamos a nuestros niños y tendemos a esconderles ciertas cosas para protegerlos, pero no debe ser así. Hay que explicar la realidad de manera clara y de acuerdo a la edad de nuestro hijo/a. Si es muy pequeño pueden usarse recursos como los cuentos o los títeres, pero sin esconder la verdad. Debemos decirles que serán unas fiestas distintas, pero que esto pasará y las siguientes podrán ser igual a lo que ya estábamos acostumbrados. Ya tendremos oportunidades para llevar a cabo celebraciones, pero actualmente lo más importante es cuidar de nosotros y, sobre todo, de los más vulnerables.

 

Ver el lado positivo

Evitemos centrarnos en lo que no podremos hacer (visitar a  nuestra familia, ir de compras, etc.) y concentrémonos  en las cosas que sí podremos seguir haciendo. Encontremos el lado positivo a todo esto: Vamos a pasar más tiempo en casa. Se puede salir a dar una caminata por los alrededores o a jugar a algún parque cercano tomando las medidas preventivas y luego regresaremos al hogar para no exponemos. Es tiempo de familia y de hacer cosas juntos: Decorar la casa por Navidad, la mesa, cocinar juntos, hacer manualidades, un postre, cantar villancicos, jugar juegos de antaño y todo aquello para lo que normalmente no hay tiempo.

 

 Gestionar emociones

Si tenemos ganas de llorar, estamos frustrados, enojados o tristes por esta situación o porque será la primera Navidad sin esa persona querida a quien hemos perdido hace unos meses a causa del virus, es válido sentirse así. No reprimas tus emociones  y permite que los niños también expresen sus sentimientos. Ponle nombre a la emoción que estás sintiendo tú o tu hijo/a, empatiza con sus sentimientos y brinda mucha contención. A veces, con un abrazo es suficiente. Puedes también ofrecerle la posibilidad de gestionar la situación desde el juego y la creatividad con un cuento o una manualidad.

 

Alternativas para vivir estas fiestas con creatividad

Lo que el virus no ha podido arrebatarnos es nuestra capacidad de crear y sobreponernos a las adversidades. Esta es una gran enseñanza para tu pequeño que debes trasmitirle, así que dale la vuelta a la coyuntura y celebra de una manera diferente:

Darse regalos en un parque para luego cada uno ir a sus casas, juntarse por video conferencia con toda la familia y cantar villancicos o contar un cuento de la Navidad, preparar tarjetas para aquellos con los que no podremos juntarnos durante estas fechas, ya sea por las restricciones o porque ya no están entre nosotros, ver una maratón de películas navideñas junto a nuestros hijos….. en fin! Se trata de redescubrir el verdadero significado de la Navidad y compartir los anhelos de paz, esperanza y cuidado del prójimo. 

 

Lo que ocurrirá exactamente los próximos meses no está en nuestras manos, pero sí la actitud con la que enfrentemos lo que pueda pasar.

 

 

Carmen Solís

Directora de ReCreo Ludoteca. Psicóloga Clínica y Psicoterapeuta Racional Emotivo Conductual. Magíster en Educación y Máster en Neurociencias. Especialista en Pedagogía Pikler y Movimiento Libre, cuenta con formación en Infancia, Potencia y Acompañamiento. 

Déjanos un comentario