Operación pañal

Con la llegada del verano, muchos padres se preguntan si ya será hora de ir quitándole el pañal a su peque. Acá te dejamos algunas ideas para que reflexionemos juntos:

 

  • Dejar el pañal es un proceso y el niño debe ser el protagonista porque es SU PROCESO (no de su cuidador). A nosotros como adultos nos toca estar atentos a la señales del niño para facilitárselo una vez que éste se haya iniciado.
  • El control de esfínteres no es una operación de 7 días de duración, tampoco tiene que ver con el verano, ni se quita cuando nosotros lo consideramos conveniente (porque va a nacer un hermanito o porque va a entrar al kinder, por ejemplo).
  • No hay necesidad de quitar el pañal, el niño va a ir dejándolo poco a poco, no es algo que se dé de una día para otro y es posible también que hayan algunos retrocesos.
  • El control de esfínteres es un proceso madurativo propio e individual de cada niño, en unos será más rápido y en otros más lento. No es indicativo del nivel de inteligencia, que el hijo de la vecina haya dejado el pañal antes que el tuyo, no quiere decir que vaya a ser más o menos éxitos en la vida. Tampoco depende de la edad ni con que sea «muy mimado», mucho menos con que ya no querramos seguir comprando más pañales.


Si hasta este punto, resuenas con lo que hemos expuesto, te sugerimos vivir este proceso con cariño y mucha paciencia. Tu niño irá dejando el pañal poco a poco, con tu acompañamiento, en un ambiente que le haga sentir capaz y seguro de sí mismo. Recuerda que éste es un peldaño más en la conquista de su independencia.
Algunos consejos finales:
1- No premiamos, no nos enfadamos.
2- No lo obligamos a permanecer sentado en el bacín en contra de su voluntad.
3- No nos burlamos.
4- No le llamamos cochino (Ni en broma).
5- No hablamos sobre sus escapes con otras personas
6- No comparamos con otros niños.
7- Nos enfocamos en sus logros, no en lo que está por conseguir.


Cuando menos te lo esperes, tu pequeño te sorprenderá pidiendo pis y el pañal habrá pasado al recuerdo. El pañal no se quita, el pañal se deja.


Si te pareció útil, comparte.

 

Carmen Solís

Psicóloga Psicoterapeuta

Especialista en Acompañamiento a la Infancia

Déjanos un comentario