El Juego

El juego libre es muy importante porque favorece el desarrollo integral del niño. Es a través del juego que los pequeños aprenden a reconocer el mundo que los rodea y por eso debería de ser la actividad más importante para él. ¡Jugar no es perder el tiempo, jugar es cosa sería!

  • Fomenta la creatividad y la imaginación: Muchos juegos permiten estimular su pensamiento abstracto y aprender a resolver problemas imaginando posibles soluciones
  • Fortalece la autoestima y autonomía: El juego es un mecanismo de autoafirmación de la personalidad. Les permite conocerse mejor, ver sus fortalezas y debilidades, contribuyendo en la construcción de su autoestima y autonomía.
  • Contribuye al desarrollo físico: Es a través del juego como se ejercitan la motricidad gruesa, fina y se desarrollan las capacidades sensoriales.
  • Favorece la socialización: Mediante las relaciones con otros niños y con los adultos aprenden a conocerse a sí mismos, a construir su representación en el mundo y las normas sociales.
  • Contribuye al desarrollo intelectual: Jugando se obtienen nuevas experiencias, se cometen aciertos y errores, se aplican los conocimientos adquiridos y se resuelven problemas.
  • Permite la adquisición de valores: El juego es el espacio propicio para aprender a esperar turnos, respetar reglas, desarrollar la empatía, el respeto por el otro, etc.